Ya se ha decidido: ha llegado la hora de dar de baja su vehículo. Se ha informado al respecto, y ha pensado que la opción más cómoda para usted es gestionar la retirada al Centro Autorizado de Tratamiento (C.A.T.) y el trámite de baja definitiva en la Dirección General de Tráfico (DGT) por medio de una empresa especializada que se encargará de recoger su vehículo en el lugar donde se encuentra.

Llegado a este punto, he aquí algunas cosas que debe saber sobre el momento de la retirada, donde la grúa recogerá su vehículo para llevárselo al desguace:

–       La hora de llegada de la grúa:

Si bien las grúas suelen ser puntuales y llegan a recoger su vehículo en el horario acordado, debe tener en cuenta que su coche no es el único que han de retirar en el día y que al tratarse en su mayoría vehículos viejos o siniestrados, montarlos en la grúa puede llevar más del tiempo del previsto. Por ello, si ha quedado con la grúa a las 10:00 hrs. para entregar su coche y han pasado 10 o 15 minutos más, debe tener un poco de paciencia. No tardará en llegar a recoger su vehículo.

–       La documentación:

Es importante que tenga a mano y lista para entregar al conductor de grúa la misma documentación que ha enviado a la empresa que le prestará los servicios de recogida. Dependiendo de su caso en particular, será una u otra. Por ejemplo, si es el titular de vehículo y estará presente en la recogida, la documentación será bastante diferente a la que tendrá que entregar si en cambio, si se trata de un vehículo de empresa. Es muy probable que ya llegado a este punto tenga bastante clara la documentación necesaria, y si aún no lo sabe, consúltelo directamente con la empresa que gestionará el servicio.

–       El dinero:

Si ha contactado directamente con un C.A.T. en vez de una empresa especializada en gestión, cabe la posibilidad que tenga que pagar por la recogida, aunque esto no es lo más común. Tenga el dinero a mano para entregársela al conductor de grúa. En cambio, si ha gestionado la recogida con una empresa que ofrece este servicio de forma gratuita, no debe preocuparse por el dinero. Incluso, si su vehículo ha pasado satisfactoriamente un proceso de tasación, en vez de pagar usted, el gruista será quien le abonará dinero en efectivo por su vehículo.

 

–       Revise bien su coche antes de entregarlo:

Antes de que llegue la grúa para llevárselo al Centro Autorizado de Tratamiento (C.A.T.), encárguese de revisarlo a fondo para no dejarse nada de valor. Puede retirar la radio, la antena, y otros artículos del vehículo que puede seguir utilizando. Asegúrese de no dejar ninguna pertenencia al interior, puesto que una vez ingresado su coche en el desguace, será difícil recuperar lo que ha olvidado.


Cuando un vehículo alcanza el final de su vida útil se transforma de manera inmediata en un foco de contaminación sumamente peligroso, debido a la gran cantidad de líquidos y materiales que resultan nocivos para el ser humano y para el medio ambiente.

Es por esta razón que el proceso de descontaminación de vehículos en los Centros Autorizados de Tratamiento (C.A.T.) es un paso trascendental que deben atravesar cada uno de los vehículos que ingresan para ser reciclados.

Pero, ¿qué contempla el proceso de descontaminación?

En primera instancia, este procedimiento tiene por objetivo retirar del vehículo todos los componentes que puedan afectar negativamente al medio ambiente y al ser humano.

La descontaminación se lleva a cabo en un recinto acondicionado especialmente para esta función al interior de los C.A.T., y en la cual opera personal calificado.

En este proceso se lleva a cabo la extracción de todos los líquidos operativos, entre los que se incluyen el vaciado del sistema de aire acondicionado, el combustible, los líquidos de frenos, del drenaje refrigerante del radiador, el aceite de motor y de transmisión, etc.

Una vez todos estos componentes son extraídos del vehículo, se almacenan en envases especiales de acuerdo a su naturaleza. Estos residuos tóxicos son recogidos y gestionados por empresas autorizadas, garantizando así que estos elementos no contaminen el medio ambiente.

Una vez superada esta fase, los vehículos están en condiciones de entrar a la etapa de despiece, en la que aparte de rescatar las piezas que pueden ser reutilizadas a modo de recambios, se separan los metales como el aluminio, cobre, hierro y chapa para la fabricación de nuevos componentes.


Imagen: El País

El pastel del coche eléctrico puede estar creciendo desmesuradamente por un exceso de levadura. Algunos fabricantes ya han advertido a los gobiernos de que la apuesta por el vehículo del futuro no puede perder de vista la crisis actual del sector. Un estudio del Observatorio de Prospectiva Industrial de la Generalitat calcula que España puede aspirar a producir unos 200.000 coches enchufables o híbridos al año en el 2020, lo que representa un 10% del volumen total de turismos ensamblados en el país.

La hipótesis conservadora, condicionada por un precio más alto de las baterías, reduce la producción de coches sin emisiones en España a 120.000, equivalente a un 6% de la industria. Los proyectos a más corto plazo incluyen el de una furgoneta eléctrica y motores en la planta de Nissan en la Zona Franca, coches híbridos de Seat en Martorell, un biplaza de Renault en Valladolid y el monovolumen sin emisiones C-Max de Ford en Almussafes.

Nissan está retrasando el anuncio de la adjudicación a Barcelona de la producción de 10.000 unidades al año de la furgoneta NV200, un modelo que ya se fabrica con motor de combustión en la planta catalana. El subdirector de operaciones industriales de la compañía en España, Frank Torres, mostró su confianza en que el modelo se asigne a Barcelona, aunque advirtió de que «tendrá una importancia más estratégica que de volumen de producción» después de la pérdida del proyecto de una nueva camioneta con motor convencional con una fabricación prevista de 60.000 unidades.

Fuente: El Periódico.com


Un total de 156.580 vehículos fueron dados de baja durante el 2009 en la Comunidad Valenciana, lo que corresponde a un incremento del 19,79%, con respecto al pasado año 2008 y dónde se tramitó la baja definitiva de un total de 130.714 vehículos, según las cifras disponibles en el portal estadístico de la Dirección General de Tráfico (DGT).

En lo que respecta a los turismos, un total de 116.655 fueron desguazados en la Comunidad Valenciana lo que supone un aumento del 24% con respecto al 2008, y en donde 94.047 fueron enviados al desguace.

Esta variación sigue la línea de lo registrado a nivel nacional, donde los turismos dados de baja han registrado un incremento de un 29,2% en 2009, hasta situarse en 930.145 unidades, de acuerdo a Lne.es.

Estos incrementos tienen su explicación en, tanto en la Comunidad Valenciana como a nivel nacional, los positivos efectos del “plan 2000E”, que otorgó ayudas directas a aquellos automovilistas que compraron un vehículo y entregaron el suyo viejo para achatarrar, según un informe de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), elaborado a partir de los datos de la DGT.