Dar de baja un coche se ha convertido en una tarea fácil y sencilla gracias a las nuevas tecnologías y al desarrollo de las empresas online, que permiten al usuario encontrar muchas y muy diversas opciones que le posibilitarán enviar su solicitud para dar de baja un vehículo por Internet.

Es aconsejable a la hora de elegir una empresa que tramite nuestra solicitud, tener a mano los datos del vehículo que hemos decidido dar de baja, como por ejemplo la marca y el modelo, la matrícula y la dirección en la localidad dónde se ha de recoger el coche. Por lo general, la empresa que realice la gestión facilitará gratuitamente una grúa que retirará el coche a las instalaciones del Centro Autorizado de Tratamiento correspondiente, dónde se realizará telemáticamente la baja definitiva del mismo.

Además, también es importante conocer previamente la documentación necesaria para dar de baja el coche, pues será distinta según el caso que corresponda al titular del vehículo en cuestión. También pueden variar los documentos a aportar en caso de que el titular no pueda estar presente en el momento de la recogida con grúa, pues será imprescindible el documento de autorización correspondiente que designe a la persona encargada de la entrega.

Nos gustaría aprovechar para recordar que gestionar la baja de un vehículo antes de finalizar el presente año, ahorrará al titular el pago de futuros Impuestos Municipales de Circulación. ¿Ha utilizado Internet para realizar gestiones referentes a su vehículo? Agradeceremos que nos deje sus comentarios al respecto.


Un total de 156.580 vehículos fueron dados de baja durante el 2009 en la Comunidad Valenciana, lo que corresponde a un incremento del 19,79%, con respecto al pasado año 2008 y dónde se tramitó la baja definitiva de un total de 130.714 vehículos, según las cifras disponibles en el portal estadístico de la Dirección General de Tráfico (DGT).

En lo que respecta a los turismos, un total de 116.655 fueron desguazados en la Comunidad Valenciana lo que supone un aumento del 24% con respecto al 2008, y en donde 94.047 fueron enviados al desguace.

Esta variación sigue la línea de lo registrado a nivel nacional, donde los turismos dados de baja han registrado un incremento de un 29,2% en 2009, hasta situarse en 930.145 unidades, de acuerdo a Lne.es.

Estos incrementos tienen su explicación en, tanto en la Comunidad Valenciana como a nivel nacional, los positivos efectos del “plan 2000E”, que otorgó ayudas directas a aquellos automovilistas que compraron un vehículo y entregaron el suyo viejo para achatarrar, según un informe de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), elaborado a partir de los datos de la DGT.


Actualmente nos encontramos frecuentemente con que reparar un coche tras un accidente, puede resultar cada vez más caro, lo que provoca en la mayoría de ocasiones que la compañía de seguros lo declare finalmente como Coche siniestro“siniestro total”, ya que es más rentable pagar entre el 75 y el 80 % del valor venal del coche antes del accidente, que hacer frente a los gastos de la reparación. En la mayoría de casos en los que el cliente se encuentra en una situación similar, se inician los trámites con el desguace, para que se haga cargo de su gestión y compra del coche siniestro.

Hace ya bastante tiempo que los habitáculo interiores del coche están mucho más protegidos, y los ocupantes no sufren tantos daños, siendo la carrocería del coche una de las partes más perjudicadas, ya que se trata de piezas autoportantes que están diseñadas para absorber las fuerzas de los impactos, y doblarse en forma de acordeón a pesar de que el golpe se produzca a baja velocidad. El uso de la electrónica en los elementos y funcionamiento del coche está cada vez más presente, lo que generalmente provoca que las reparaciones eleven bastante su precio.

Cada año se suceden en España alrededor de 2.5 millones de accidentes, dónde casi todos ellos afectan a la carrocería y se resuelven en los talleres de chapa y pintura. Los que afectan a la electrónica, y a la parte mecánica, son los más caros de reparar y se suele enviar el coche al desguace.


Desde hace unos años el desguace se ha convertido en una opción seria a la hora de comprar un recambio para el coche. Los precios de recambios originales suelen ser muy altas.
El mercado de intercambio entre particulares es muy grande, resulta difícil de encontrar una pieza específica y falta la confianza a la hora de concretar la compra.
El desguace de hoy tiene una amplia variedad de recambios procedentes de coches de desguace. Los recambios son revisados, limpiados y entran en la base de datos de recambios del desguace.
El cliente tiene a su disposición un buscador de piezas de coches que se actualice diariamente.